El juego interno que pasa por tu cabeza al momento de hacer la venta hace toda la diferencia. Está demostrado científicamente que somos capaces de contagiar nuestras emociones tan sólo con experimentarlas. Si no me crees mira este video:

Es por esto que si al momento de tu reunión de ventas eres capaz de mostrar todos los signos correctos, estás a mitad de camino para concretar la venta:

Apariencia-vendedor

Seguridad en tí mismo:

Hazte la pregunta...¿Te comprarías a tí mismo? Incluyendo todos los componentes que esto indica? Estarías conforme con tu apariencia personal, con tu conocimiento del producto/servicio y con la atención que estás dando?

Entusiasmo:

Ya demostrado que somos capaces de influir emocionalmente en nuestro interlocutor, ¿cuáles son las emociones que debemos incrustar en nuestro interlocutor? Pues las mismas que sientes tú al comprar algo: Entusiasmo, optimismo, seguridad, urgencia…felicidad y alivio de terminar una tarea.

Miedo:

No sólo los perros y otros animales huelen la adrenalina. Nosotros también. El miedo, como cualquier emoción, es contagioso. Y este es el peor sentimiento que puedes mostrar dado que nuestro cerebro reptiliano (Lee al autor “Seth Godin” para saber más acerca de esto), que es la corteza más primitiva de nuestro cerebro funciona en base a mantenernos dentro de la zona de confort, o sea de mantener nuestro Status Quo. Esto pasa porque antiguamente (prehistóricamente) la mantenencia de este estado significaba estar a salvo.

Conclusión: No tengas miedo, nunca. En otro post hablaremos más acerca de cómo vencer tus miedos.

Amistad

Finalmente la amistad también es una sensación que puedes contagiar. Pero tiene que ser sincera. Interésate genuinamente por la otra persona, haz favores, hazte parte de su vida y crea una amistad.

Recuerda: People buy you!

Recommended Posts
0

Start typing and press Enter to search