Internet es el lugar donde están los clientes ahora y no solo eso, la cuarentena que han adoptado varios países por la pandemia ha obligado a muchas empresas, en alguna medida, a adaptar su forma de operar, de gestionar equipos, de relacionarse con los clientes y por supuesto, de vender. De presentar los productos, de llegar a nuevos clientes y mantener la fidelidad de los que ya tienen. Ahí entra el Social Selling.

En otras palabras, la venta presencial está, por ahora, prácticamente excluida, así que las ventas en el entorno digital cobran mayor protagonismo (o el que se merece). Aquí es donde entra el Social Selling, una estrategia que toma relevancia, no solo por la pandemia, sino porque la digitalización y globalización en sí mismas han cambiado la forma de hacer negocios.

Social Selling en resumen

Básicamente el Social Selling es una estrategia de ventas que emplea las redes sociales para hacer branding, interactuar con clientes potenciales y generar credibilidad y confianza. Eso sí, la sola presencia en los social media no es suficiente para vender, está en la construcción de un plan que recoja técnicas de segmentación, identificación, cualificación y obtención de leads, y conversaciones efectivas, la clave para obtener el resultado esperado, negocios.

¿Cómo crear una estrategia de Social Selling en LinkedIn?

No cabe duda, LinkedIn es el lugar ideal para adelantar una estrategia de Social Selling, es la red profesional más importante que existe y la mayoría de personas allí están en la búsqueda de oportunidades de negocio. ¿Pero cuáles son las claves para desarrollar un estrategia ganadora de Social Selling en LinkedIn?

1. Optimiza y da visibilidad a tu perfil

Construye un perfil potente e impecable, es tu tarjeta de visita. Como en el mundo real, cuando visitas un cliente, nunca vas presentado de cualquier manera. Aplica este principio a tus medios digitales. Una presencia atractiva en LinkedIn es un elemento diferenciador que ayuda a la consecución de oportunidades comerciales y al reconocimiento de marca; es decir, una notoriedad digital en el ámbito profesional.

2. Define cuál es tu cliente objetivo y crea una red de contactos adecuada

Una de las grandes ventajas de LinkedIn es que te permite segmentar muy bien para hallar exactamente los perfiles que toman decisiones y a tus buyer persona. No obstante, más importante que encontrar contactos es gestionarlos adecuadamente para descubrir las necesidades de dichos clientes potenciales.

3. Comparte contenido de valor

Para estar en el radar de tus contactos, para que sepan cuáles y cómo puedes resolver sus problemas (necesidades) con tu propuesta de valor, es vital desarrollar una estrategia de marketing de contenidos enfocada en solucionar, no solo en vender. Evita el spam. Seduce. No vendas.

Cuatro puntos importantes a tener en cuenta al momento de publicar información, mensajes o compartir contenido:

  • Cuando publiques en LinkedIn busca el mayor alcance posible.
  • Logra engagement, que tus publicaciones obtengan comentarios y sea compartido.
  • Haz lo posible para que tu red sepa que lo que publicas siempre es interesante y útil.
  • Interacciona, conversa y participa en los perfiles de los demás.

3. Diseña estrategias push para captar clientes

Sitúa en tu radar la serie de acciones proactivas que vas a poner en marcha para ser tú o tu social seller quien promueva el acercamiento al público que quieres captar. Dicho de otro modo, combina labores pull con tareas push.

5. Elige los KPI’s y métricas a analizar

En toda estrategia digital es imperativo medir, pues con ello sabrás si las metas trazadas se están alcanzando, en qué se está fallando y cómo puede mejorar. Por otro lado es fundamental también hacer seguimiento al Social Selling Index, un valor que arroja LinkedIn sobre ‘lo bien o mal’ que va nuestro desempeño en esta red; al engagement de las publicaciones para conocer su alcance y a la curva de crecimiento de la red de contactos.

6. Conviértete en influenciador de tu rubro

Existen muchas formas de convertirse en influenciador de tu rubro. Una es tener una red de contactos amplia, ya que a mayor tamaño más visibilidad y alcance tendrás, y por ende más acceso a contactar prospectos que no están en tu red pero sí en las de tus contactos. Otra es compartiendo información valiosa con regularidad en perfiles persona y empresa. La última es, dicho antes, interactuar con la información que comparte tu red, claro está, debe ser una participación, comentario, mensaje, de calidad y aportante.

Como conclusión vale la pena decir que cualquier estrategia de Social Selling debe partir de un plan de acción plenamente definido y compartido, y de un cronograma que dicte las acciones a ejecutar. Para saber más, contáctanos, en Frismo somos especialistas.

En Frismo Social Selling somos una agencia especializada en la creación de contenido de valor y la conexión con clientes one to one. ¿Te ayudamos con tu estrategia de Inbound Marketing?, ¿cuándo comenzamos?

Para conocer más sobre nosotros y nuestros servicios síguenos en nuestras redes sociales. También puedes ver más detalles Aqui.

Recommended Posts
0

Start typing and press Enter to search