A lo largo del tiempo el coaching ha evolucionado de ser algo nuevo y desconocido desde la década de los ochenta,  a un servicio extremadamente demandado, en constante expansión y desarrollo,  beneficioso y en ocasiones hasta controversial, en la época actual.

Great idea

La buena noticia:
La mayoría de los ejecutivos de las empresas ahora ven el coaching como una inversión que su organización está haciendo para lograr el éxito, e incluso están empezando a convertirse en consumidores informados.
La mala noticia:
Como con cualquier cosa que consigue ser popular, ahora hay muchas, muchas personas se suben al carro del coaching, colgando su teja y que se ofrecen a sí mismos como coaches ejecutivos o de algún otro tipo.

De hecho, es mi caso personal en el que yo mismo no he encontrado una mejor categoría que la de “coach” o “entrenador” siendo que no me encanta, me he tenido que calificar como tal. Y no me encanta porque creo que no soy igual que aquellos coaches ejecutivos que han estudiado, por ejemplo – coaching ontológico – y tienen un certificado de coach (bien ganado, creo yo). Sin embargo habemos otro tipo de coaches que resolvemos otros tipos de problemas, por ejemplo, existen coaches de salud, deportes, o en disciplinas especiales como Coach de Finanzas, Coach de Imagen Personal, o tan amplias como un Coach de Vida (Life Coach)… en mi caso yo me inscribo dentro de la categoría “de Marketing y Ventas” – por ahora. Creo que todas ellas son válidas mientras cumplan con los 5 puntos que menciono más abajo.

comoelegirunchoach-

Es realmente una jungla por ser una nueva oportunidad de lucro, un nuevo campo laboral creciente. Cualquier persona hoy día puede decir que es un entrenador  (coach) ejecutivo o de negocios, etc pero:

¿Cualquiera puede decir que es calificado? …¡Yo creo que no!.

Así que, ya que no hay aún, real y universalmente ningún estándar acordado para el coaching ejecutivo por ser tan nuevo éste tema, en este punto hay que preguntarse:

¿Cómo saber quién es realmente “bueno”?

Si tiene la suerte de que se le ofrezca la oportunidad de trabajar con un entrenador, aquí están 5 cualidades que debe buscar, que le ayudará a asegurar que es una gran inversión y no una enorme pérdida de tiempo y dinero:

1º) Claridad sobre el proceso:
Los entrenadores realmente expertos serán capaces de mostrar a través de su proceso. Ese proceso debe incluir:

  •  Ayudar a definir los desafíos y objetivos fundamentales.
  • Definir un Diagnóstico: Ver dónde se va a empezar, y hacia dónde se quiere ir.
  •  Es también esencial que puedan describir cómo usted aprenderá nuevas habilidades y comportamientos, y cómo van a apoyarle para transferir esas habilidades al volver al trabajo.

Es entendible que te diga cosas como: “difícil de cuantificar” o “depende de ti”, pero estas pocas incertezas se pueden / deben resolver al inicio. Si por el contrario, él o ella es todo entusiasmo y sin sentido práctico (“¡a la gente le encanta!”, “¡Es un cambio de vida!” “¡Va fortalecerte para que logres sacar lo mejor de ti! “), se podría apostar que no es tan preparado como dice.

2º) Más que su punto de vista:

Un buen entrenador te dirá que su enfoque incluye la recopilación de información acerca de tu empresa, de las personas que trabajan contigo, y además de ‘patrones’ de retroalimentación para dibujar una imagen clara de cómo eres visto por otros, y luego trabajar contigo para decidir las zonas en las que puede tener el mayor impacto positivo en la forma en que está siendo visto por su equipo, sus capacidades y su éxito.

Si el entrenador no incluye la opinión que existe de tu empresa, eso es un problema; todos tenemos puntos ciegos, y es importante para tí y el entrenador tratar de verlos, para así tener una idea de cómo le ven los demás e interactuar contigo al respecto.

3º) Habilidades reales:

Si un entrenador, cuando se le pregunta cómo él o ella le ayudará, dice SOLO frases como:

“Yo soy una caja de resonancia” o…

“Podemos hablar sobre las cosas que te mantienen despierto en la noche” o…

“Yo soy la persona que estará de tu lado”…

Las probabilidades son que usted podría tener algunas conversaciones interesantes y / o moderadamente útiles con esta persona – pero él o ella ¡no va a hacer mucho para ayudarle a crecer!…

Grandes entrenadores te harán saber qué se te puede ofrecer como nuevas habilidades útiles, la conciencia y el conocimiento, y además, ayudarte a integrar lo que has aprendido, en tu negocio, día a día. Ellos serán capaces de describir muy específicamente cómo han trabajado con otros para mejorar sus capacidades asociadas a su propia línea de expertise.

4º) Confidencialidad:

Esta parte es enormemente importante. Hace poco hablé con un ejecutivo que comenzó a trabajar con un entrenador proporcionado por su organización – y más tarde se enteró de que esa persona estaba compartiendo todo lo que pasó durante sus sesiones de entrenamiento con su jefe y el jefe de recursos humanos.

Los buenos entrenadores hacen acuerdos muy claros acerca de la confidencialidad por adelantado con las personas que van a entrenar, y mantienen esos acuerdos. Si un entrenador es en este aspecto absolutamente evasivo o poco claro sobre lo que está siendo compartido y lo que hará con la información de lo que se llevó a cabo en la confianza, o si se entera de que él o ella ha compartido información confidencial – por favor termina el compromiso. Trabajar con esta persona podría dañar materialmente tu carrera.

Por supuesto, también existen claras relaciones de confianza. Personalmente yo casi nunca he tenido que hacer un acuerdo de confidencialidad, ya que la relación misma ha hecho ese trabajo, pero en caso que alguien lo necesitara, felizmente he firmado un acuerdo.

5º) Éxito real:

El coaching eficaz logra objetivos para ellos, y logra también el crear el futuro que quieren para sí mismos. Los buenos entrenadores ayudan a sus clientes a obtener una idea más clara sobre la mejor forma de contribuir al éxito de su organización, y luego para lograr mejores resultados y ser más altamente promocionables (si eso es lo que quieren). Si un entrenador no puede apuntar a clientes reales que han mejorado de manera demostrable como consecuencia de haber sido entrenado … .¿Por qué estás pensando en trabajar con él o ella?

Tener un coach ejecutivo puede ser de gran ayuda. Un buen entrenador puede ayudarle a verse con mayor precisión; ver claramente cómo usar mejor tus fortalezas; y ayudarlo a crecer hacia lo más alto y la vía más factible para lograrlo. Él o ella procurará tu fortalecimiento, será esclarecedor y digno de confianza. Toma la decisión con cuidado y te beneficiarás en los próximos años.

Recommended Posts
0

Start typing and press Enter to search